Tuesday, October 18, 2005

de lo estéril


la migraña,
el achaque inoportuno de aridez y redundancias…

a empacar un lapso de solaz
se apura el Tiempo…

sin nada ya que construir
se van las musas a sus astros a mecerse eternamente

el querer abandonarse pronto
se convierte en paliativo
de olvidarse de las cuerdas,
de los nexos, de las mil amarras
que nos instan a quedarnos
con nosotros mismos, solos,
consumiendo nuestro espacio;

todo, todo está tachado:
lo errado en su relieve de grandeza irreversible

la timidez de nuestro entorno
casi muerto, casi vacuo…

…que ya no exuda nada,
…que ya no tala más cabezas.

2 comments:

malena said...

La estrofa del centro es la que me parece que encierra la esencia del poema: la soledad o el aislamiento que producen esterilidad, ese "sin nada ya que construir" y la huida de las musas. Me encanta esa forma de asociar ideas y temáticas. En este poema lo encuentro muy bien logrado. Otro buen post tuyo Rafael, gracias por el buen rato de lectura.

fuerza said...

me atrevo a describir esto como el mal sabor de boca que ciertas experiencias dejan en momentos de falsa ilusion.
ese extraño sentimento que despelleja la mente de racional felicidad para dejar la dura y fria corteza de sobria tristeza.
digo yo...