Sunday, July 09, 2006

take the money and run


siempre. la transición y eso. lo crucial. lo decisivo. la antiterapia de la vida. ahora frases cortas. cohetillos. reducidos petardos alfabéticos. el fluido misterioso de la prosa y el abandono momentáneo de los versos. soy yo. esto. aquí. tan vulnerable como una herida abierta, como un cadáver bellamente expuesto en la intemperie. así ha sido. se filtra la tristeza en mí con su cíclico proceso, con su método mareante cada vez que intento unir mis párpados cansados. estoy aquí, atareado, tratando de salirme de este cuerpo. algún día podré alejarme de tus pasos. algún día habré de liberarme. no te estoy culpando. te condeno de por vida.

yo soy: anagrama narcisista. (también hay que reírse un poco).

vuelvo aquí. el limbo de mis años más inquietos me contiene. conozco bien sus calles; ésta, por ejemplo, la recorrí mil veces, agobiado por las despedidas. despedirse. desatar malditamente el nudo. ¿Por qué no un nudo ciego? la hora para contenerse va acercándose a paso de asesino impío. ansío que la transición no tarde tanto, que duela más que nadie, que la transfiguración sea agilizada por el estuco lagrimal que todavía llevo encima.

es o no sé: anagrama dubitativo. (sigamos).

mi estado se convierte en alabanza, en subjetiva letanía en contra de los hechos que suceden para disgregarme. el no saber qué hacer me inclina a lo de las evocaciones: presentes, futuras. no hay prejuicios, tampoco pretensión y menos sentimentalismo. es la fiebre de lo triste. la gente solitaria vive más para contárselo a los muros, para cantárselo a los gusanos. la gente que ha vivido de ascensor en ascensor, abovedada, presa de los altibajos. otra vez. la piel se eriza. signos y señales. dolor en todas partes. espíritu volátil vapuleado. irraciocinio. corazón. babeante golondrina en su pantano. vivir en busca de una mísera palabra, de un bocado de atención, de un simple gesto. pero no. aquí, patéticamente así y más que eso.

oye, tú… sí, tú… si algún día lees esto, acuérdate de la esperanza and take the money and run.

16 comments:

Die Walküre said...

Más que esperar un día de liberación,es mejor vivir cada uno así,como el más alarmante grito...
Siempre hay aspectos vulnerables,trozos que despiden tristeza e incluso filtran nuestras más intimas ideas...
Cuidate mucho
Te leo pronto
Un abrazo
Auf Wiedersehen!

IGNACIO said...

Quede constancia de mi paso, y mi esperanza...
Saludos.

BLALIH said...

A VECES LA CURIOSIDAD NOS REGALA SU CAMINATA A TRAVÉS DE VOCES NUEVAS... QUE DESDE DENTRO SE DESGARRAN EN SU CANTAR DE NOSTALGIA...

LA CURIOSIDAD ME LLEVÓ HASTA TUS PALABRAS... Y ME AGRADARON...

GRACIAS POR COMPARTIRLAS...

Mar de Isaac said...

Solo cerra los ojos y vas a ver que mi paso se ha desaparecido de entre el alrededor(simultaneo de alucinacion)...



Pronto vuelvo...

Javi! said...

me gustó mucho.

gracias por el post,

nos leemos

Oceanida said...

Aqui, ahora como un despojo de tu existencia...arrancate de mis bolsillos y despidete de sus agujeros..

Un abrazo.

pamels said...

paciencias...
susurros...
abrazos...
esperanzas...
y un angel que te acompaña

pamels said...

paz

Arte said...

muy bueno rudy!! esto de cinco kilos de vacio es un buen espacio para sumergernos por tiempos...
abrazos.

Insomne said...

"Vivir en busca de una mísera palabra, de un bocado de atención, de un simple gesto."

Me gustó la frase. A veces somos más dependientes de lo que quisiéramos ser. A veces sólo nos movemos por un rasguño de cariño.

Un abrazo insomne

Leontina Grey said...

Bueno...voy a run, dependiendo de la cantidad de money...
LG

critica32 said...

jajajaj compa lei tu post y me paesio muy muy muy bueno. Muy buena vida para vos y gracias por leerme.

Pablo Fuentes said...

take the money and run...


buen escrito vos pisado.

Valiente Fragancia said...

ah....!

Abrazos.

rafael romero said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Lucia said...

un poco yo un poco el, facil la partida, pero no me livera la velocidad, el agobio decide mas que mi premura, pero la esperanza es mas fuerte aun que el agobio.